EL YELMO, VIA MAIRAL IV +

30 mayo 2010

El Yelmo es sin duda uno de los riscos más emblemáticos de la Pedriza del Manzanares. Su cara sur presenta gran cantidad de itinerarios dónde la adherencia se lleva a su máxima expresión.



La vía Mairal empieza en el gendarme de la derecha por un evidente diedro sin equipar y con una roca en no muy buenas condiciones.



En un principio, nuestra idea era afrontar la "Calavera, V" pero estos dos escaladores se nos han adelantado.



Miki, que llevará el peso de la escalada en todos los sentidos, visualiza el primer largo:



El diedro se protege bien, y la dificultad no pasa de IV+, según las guias.



En esta zona, el musgo ha tomado posesión de la placa y nos hace pensar más de la cuenta algún paso:



Superada la salida del gendarme y tras la primera reunión, la vía afloja bastante:



Y el siguiente largo tampoco ofrece ninguna resistencia a estos dos felices montañeros:



En la tercera reunion tomamos la decisión de rapelar para no tener que destrepar y volver con los gatos a la zona dónde dejamos la mochila:


en medio de la pared las vistas del embalse de manzanares invitan al baño:



Con una cuerda de 70 m en cuatro rápeles estaremos abajo.



Mientras, nos observan, y no saben que también son observados:



Ultimo tramo, encima del Gendarme, ese arbol se aferra a la vida en medio del granito:



Autorretrato:



Ahhhh, en pocos segundos volveremos apisar tierra firme.



Aprovechando que tenemos la cuerda por arriba...



...Miki,que no se ha quedado del todo agusto , quiere darle un tiento a la "Hermosilla, V+" creo...aunque la entrada me da que no es un V+.



En medio de la vía justo antes de llegar a la placa más delicada.



Dónde tendrá que esforzarse para sacar el paso.



Bien por Miki...yo aquí me abstengo.



Recogiendo no podemos dejar de pensar en las cervezas heladas que nos esperan abajo. Nos despedimos de la pradera con el sol golpeando en lo más alto.



Extraño vigía.



Esta cabra pasea como si nada por las placas del Tranco con los parabolts brillando a su lado!!!



Cuanto os queda por aprender parece decirnos el Cabrón!!!



Hasta la próxima amigos.

PICO DEL LOBO, 2274 m, por la Pinilla.

24 mayo 2010

El techo de la Sierra de Ayllón comparte su cima con Guadalajara, al sur, y Segovia, al norte dominando la estación de esquí de la Pinilla por la que ascenderemos a su cumbre.



Un viejo teorema matemático dice que la distancia mas corta entre dos puntos es una línea recta...



Así que para subir al pico del Lobo hoy lo aplicaremos literalmente.



Desde la estación, continuamos por la pista del bosque siguiendo la línea que marcan los remontes hasta llegar al gran plató.



Desde dónde distingo nítidamente la última parte de la ascensión:



En este punto, me calzo las botas para dejar abandonadas a su suerte las cómodas zapatillas que me han traido hasta aquí:



Aunque la nieve parece no estar muy dura, decido equiparme con todos los hierros que para eso he porteado hasta aquí:



La orientación norte mantiene la temperatura a raya a pesar del día tan soleado.



Hay buena huella, pero la escasez de nieve y su inestabilidad hace que me decida a abrir la mía propia.



En esta ladera alguien se empeña en estirar la temporada de esquí de travesía.



Hay que tener ganas de portear los esquís más de una hora para disfrutar de tan escaso botín.



Sigo a lo mío y me encaramo en el collado dónde termina la canal.



Abandono los metales...



Para recorrer el último tramo que me separa de la cima.



Esa antigua construcción desentona claramente con la belleza del entorno.



Superada la aparición el punto más alto se muestra:



Ante la falta de figurantes (como diría Nudels) y la soledad más absoluta que me rodea, en un ejercicio de prestidigitación consigo retratar el momento:



La visión del pequeño circo del Lobo, hace que me plantee visitarlo cuando la nieve y el hielo lo cubran totalmente.



El Cerrón y detrás la urbe madrileña.



Peñalara y la escasez que presentan sus laderas:



Para bajar, como no conozco la zona bien, decido desacer el camino.



Llegando nuevamente a la portilla dónde compruebo que el material sigue en su sitio:



Visualizo la bajada, al fondo la llanura castellana.



Un vistazo atrás, el córvido parece burlarse de mi aprovechando las térmicas.



La bajada se me hace muy corta.



La única compañera que he tenido hoy:



Llego a la estación totalmente desierta y me despido, el próximo invierno nos veremos.



Y dejo que la mochila se tome su tiempo para descansar en esta dudosa obra de arte.



Saludos compañeros.
Related Posts with Thumbnails

Ascensiones y rutas, mapa

GRACIAS POR VUESTRO INTERES

QUIERES SEGUIRNOS POR EMAIL?