DEL ISLAND PEAK A KATMANDU, FINAL DE VIAJE.

16 mayo 2012

VIENE DE AQUI.

Como dijo el gran Ed Visteurs: "La cima es solo la mitad del camino" y si lo dice un alpinista que ha pisado las 14 montañas más altas del mundo, y que ha estado 7 veces en lo más alto del Everest, por algo será.

DIA 1: Descenso y noche en el campo base.

Estamos en lo más alto del Island Peak, la vista desde aquí es impresionante, casi podemos tocar la pared sur del Lhotse, El Makalu aparece majestuoso entre las nubes, el Amadablam parece retarnos y los glaciares que tenemos a nuestros pies nos recuerdan que aun queda la bajada. Estamos cansados, ha sido una ascensión larga y dura y los 6189 m de altura de esta cima empiezan a pasar factura. Dolor de cabeza y algún mareo, un pobre precio para tan sobrecogedor espectáculo.



Lhotse:



Makalu:



Amadablam:



Es hora de bajar, precaución en los primeros tramos de la arista, fácil y equipada pero expuesta.



Abandonamos la cima con cierta pena,un lugar así no se ve todos los días, pero con la satisfacción por la recompensa obtenida a cambio de un considerable esfuerzo.



A pesar del sol, el viento hace que la sensación térmica baje notablemente, Monchi muy abrigado posa con el Makalu como telón de fondo.



Los seracs y grietas que nos esperan, subiendo no fuimos conscientes del verdadero peligro que entraña esta travesía.




Esta vista mitiga la sensación de peligro.



Antes de llegar al collado, no puedo evitar parar a contemplar una vez más este espectáculo.





En el collado el viento sopla con fuerza, estaremos rápidos en los turnos para no exponernos demasiado al frío. Turno de Godo.



Después de unas tres o cuatro horas de descenso, no recuerdo bien, llegamos al campo base dónde pasaremos la noche. Personalmente, no fue una de mis mejores noches en el monte, por decirlo de forma suave. Pasar tanto tiempo en altura no me ha sentado bien y paso la noche vomitando y tosiendo. De tanto entrar y salir de la tienda cojo frío y por supuesto no puedo sumar ni un minuto de sueño. Con este panorama, lo mejor que me puede pasar es que amanezca cuanto antes y buscar consuelo entre mis compañeros.

DIA 2: del campo base a Pangboche.

Amanece que no es poco y ahí me hallo de pie intentando adelantar este momento.



Se agradece la luz y el calor del astro rey.



Amadablam se despereza.



Unos minutos después, el campamento cobra vida y los preparativos para la vuelta nos ponen a todos en marcha.



No demoramos mucho la recogida, el desayuno tampoco se prolonga, no están los cuerpor para ingerir apenas alimento.
Sergio no puede competir de ningún modo con la cara sur del Lhotse.



Omnipresente y sin embargo siempre atrayente el Amadablam.



Un alto en el camino, Dani y Miki aprovechan para hidratarse.



Quater hace lo propio.



Y este porter, se lo toma con mucha calma, mala noche también...



Muy cerca de Chukhung, el Cholatse aparece de nuevo.



Cara norte de Amadablam en detalle.



Seguimos viendo montañas impresionantes. Merha Peak entre otras.



Y seguimos siendo pequeños.



Chukhung, el último lugar habitado, aprovecharemos para comer y devolver el equipo que hemos alquilado.



Island Peak, a la derecha del Lhotse, una gran montaña a pesar de su tamaño.



Si abusamos de zoom, se ve perfectamente la cima y la arista que conduce a ella.



Félix descansa en Chukhung.



Nuestros porters organizan el equipaje.



Hasta pronto Lhotse.



No podemos demorarnos. Ganesh, cuanto queda para Pangboche...??? take your time...



Pues venga pues, que sean unos tes con tang.



Paramos en una típica casa de te, nos cuentan que hace algunos años, antes del boom turístico, todos los lodges eran como estos.
Ganesh, Félix, Monchi, Sergio y yo posamos con la amable dueña.



Por fin estamos en Pangboche, una noche a menos de 4000 metros, justo lo que necesitamos para recuperar fuerzas.



DIA 3, De Pangboche a Namche Bazar.

El Kangtega nos da los buenos días.



El Lhotse nos muestra su lado mas misterioso.



Amadablam, no necesita presentaciones.



Después de un muy buen desayuno, ahora si, los cuerpos parece que se encuentran en su sitio, abandonamos el Lodge en dirección a esas montañas. Nuestro destino, Namche Bazar, la capital de los Sherpas.



El Monasterio de Thengboche, paso obligado para todo el que visita estas tierras.



En marcha pues, que no se pierda nadie, faltaría mas, a estas alturas...



El templo a más altura del mundo, según nos dicen.



Quater posa así de contento mientras Koke se solaza.



No eligieron mal el lugar los monjes.



Un enclave privilegiado rodeado de impresionantes montañas.







Después de la visita paramos a comer y reanudamos la marcha rumbo a Namche Bazar. Pasamos junto al aeropuerto más alto del mundo, por el módioco precio de 600 dólares, tendrás el placer de jugarte la vida aterrizando en una pista de tierra a 4000 metros de altura.



Llegamos a Namche dónde pasaremos la noche, ya sólo una etapa nos separa del aeropuerto de Luckla.



DIA 4: de Namche a Luckla y vuelo a Katmandhu.

A la mañana siguiente, nos encontramos con caras conocidas. Quater derrocha simpatía con esta niña que después de 15 días se acordaba de nosotros.



Recorremos las transitadas calles de Namche aquí se puede adquirir todo tipo de material de montaña, casi todo falso eso si.



Nos cruzamos con gente que empieza ahora el trek, las preguntas son inevitables.



Cruzamos el Hilary Bridge.



Y hasta siete puentes más a lo largo del Dudh Koshi.



La entrada al parque nacional de Sagarmata, en nuestro caso, la salida. Todo el que entre tiene que pagar.



Porteador.



Seguimos el cauce del río hasta Pakding.



Las nieves quedan ya lejos y ahora los bosques se apoderan del paisaje.



En Pakding se notan los kilómetros, a unos más que a otros, no seré yo quien lo juzgue...Godo, Miki y Sergio...



Coincidimos con Punchov, que me perdone si no se escribe así. El Sherpa que ha acompañado a Jesus Calleja en tantas aventuras y que regresa del campo base del Everest dónde Calleja graba su último desafío.
Se le ve entusiasmado al chico...



Unos toman la bebida de la tierra.



Y otros otra famosa bebida negra.



Un respiro para los porteadores.



A ver a ver...pues si que pesa!!! no echaré mi curriculum.



La verdad es que estos tipos tienen un mérito tremendo.



Por fin en Luckla el grupo al completo. Esta noche cenaremos con nuestros porteadores para agradecerles su gran trabajo.



Es costumbre al finalizar el treking, ofrecer a los porteadores una propina si se considera que han cumplido bien con su trabajo.





Además, aprovechamos para regalarles algunas prendas usadas que aceptan de muy buen grado.



DIA 5: Luckla Katmandhu.

Hemos pasado una buena noche en Luckla, nos levantamos pronto para coger el primer avión que podamos hacia Katmandhu y aprovechar la tarde en sus bulliciosas calles.
Esta vez tenemos suerte y sólo esperamos una hora, todo un triunfo en estas tierras.



En Katmandu nos esperan para llevarnos al Hotel.



Antes de comer, estamos de nuevo en esta caótica ciudad.



Con sus medios de transporte tradicionales.



Su colorido.



Y su lado espiritual.



Una visita a la plaza Durbar.





Nuestra última cena en Nepal, mañana por la mañana saldremos rumbo a casa.



Una pena que no recuerde el nombre del sitio. Al final de la cena, nos dan un pie de cartón dónde dejaremos la huella de nuestro viaje.



Si vais por Katmandu, no dudéis en visitarlo.

Un saludo amigos y hasta pronto.

Related Posts with Thumbnails

Ascensiones y rutas, mapa

GRACIAS POR VUESTRO INTERES

QUIERES SEGUIRNOS POR EMAIL?